Tener una mascota y no molestar a tus vecinos

24 | 03 | 2015
Consells

No es lo mismo tener un animal en una casa que tenerlo en un piso en una Comunidad de Vecinos: no lo es para el animal, ni para sus dueños, ni, por supuesto, para los vecinos.
 
Las principales molestias que las mascotas pueden ocasionar en una Comunidad de Vecinos, son las siguientes:
Que hagan sus necesidades en las zonas comunes, incluso en la entrada al portal. Si el animal está educado sabrá esperar, pero si no lo puedes evitar, tienes la obligación de limpiarlo completamente, incluso subiendo a casa a buscar un cubo con agua y lejía. Si orina y no lo limpias bien, además de provocar que otro perro lo haga después, puede perjudicar a un niño que pequeño que mañana lo toque, y, peor, se lleve la mano a la boca. 
Que se incumplan las normas que prohiben que las mascotas puedan llevarse a determinadas zonas comunitarias (jardín, piscina, parque, …). Es probable que pueda detectar olores (de gatos, pájaros, …) que le inciten a “marcar territorio”. 
Que molesten con ruidos (principalmente ladridos). Es muy frecuente que estas molestias se producen cuando la mascota está sola en casa. En conveniente que averigües si tu perro ladra durante tu ausencia; es mejor que le pongas remedio antes que alguien te denuncie. 
Que se hagan sus necesidades en balcones o terrazas. Solo los olores y la atracción de insectos ya puede ser muy molesto. 
Que no vayan debidamente atados y con bozal al entrar o salir de la finca. Si el perro es grande, no dejes que lo saque a pasear un niño que no tenga fuerza suficiente para controlarlo. Recuerda que aunque tú no lo entiendas, no a todos los vecinos les gustan los animales.
Generalmente estas molestias o situaciones se pueden evitar con la responsabilidad del dueño y la educación de la mascota. Consulta si existen normas en la Comunidad al respecto de la tenencia de mascotas.

 
Además os dejamos unos consejos generales para la tenencia responsable de animales domésticos:
 
Identificación. Todos los animales de compañía deben estar identificados por un veterinario con un microchip homologado, y censados en el registro municipal. La identificación se hace una vez en la vida, es rápido y no le hace daño al animal. El microchip facilitará la identificación del animal en caso de pérdida o robo. Además, la no identificación de los animales puede conllevar sanciones de hasta 400.- euros.
 
Adopción. Es la opción más social para tener un animal de compañía, ya que le das un hogar. Puedes escoger el animal que más se adapte a tus recursos, las expectativas y tu estilo de vida. Visita un refugio de animales, y antes de decidirte hazte estas preguntas:
¿cuanto tiempo le puedo dedicar?
¿qué espacio tengo en casa para tenerlo?
¿el resto de la familia de casa está de acuerdo?
¿donde y cómo pasará las vacaciones?
¿puedo hacer frente a los gastos que necesita?
Todos los días, todo el año. Una mascota es un ser vivo, sensible y vulnerable, supone hacerse responsable de sus cuidados durante toda su vida: nutrición, bienestar, seguridad, y atención sanitaria regular. Generalmente necesita hacer ejercicio regular.
 
Vigilancia permanente. Los perros necesitan salir a la calle diariamente (por lo general más de una vez), para hacer sus necesidades y ejercicio. Llévalo siempre atado (y con bozal según la raza), evita que no moleste a los demás, y no lo dejes suelto hasta que estés en un lugar que tengas controlado y que supones que no se escapará. Si es un lugar nuevo para el animal, conviene que primero le habitúes a que lo conozca llevándolo atado. Recoge sus excrementos siempre, incluso en un pipi-can, y lánzalos a la basura: el animal no lo puede hacer él mismo. Evita que acceda a los espacios que está prohibido, especialmente en la zona de parques infantiles, y no le des de beber en fuentes destinadas a las personas.
 
Las ventajas de la esterilización. Para evitar embarazos no deseados, es recomendable la esterilización, que solo se puede realizar mediante intervención quirúrgica. La esterilización mejora la convivencia con otros animales, previene las fugas durante el celo, evita patologías relacionadas con el aparato reproductor (tanto en machos como en hembras), y no tiene secuelas negativas para el animal.
 
 
Abandonarlo es un delito, administrativo y humano. El animal sufre un trauma psicológico, que le puede provocar agonía, depresión, pérdida de confianza y desorientación, que le pueden provocar estrés y desnutrición, y en consecuencia enfermedades y accidentes. Las principales causas del abandono son:
la compra no responsable del animal.
haber sido objeto de un regalo.
la cría irresponsable.
las vacaciones u otras situaciones análogas familiares.
El abandono de un animal puede conllevar sanciones de hasta 20.000.- euros. Para reducir la probabilidad de abandono, antes de tenerlo debes hacerte las preguntas anteriores.