Consejos para evitar incendios con el microondas

23 | 03 | 2015
Consells

Ya hemos tratado sobre las carencias en prevención de incendios en viviendas, generalmente comunidades de vecinos, y en este post nos vamos a referir al electrodoméstico que menos atención suele recibir, y que por esa razón acostumbra a provocar más problemas: el microondas.

El microondas es uno de los últimos electrodomésticos de gran uso en los hogares, y especialmente es utilizado para calentar alimentos, gracias a su facilidad y comodidad. Según la OMS, es un electrodoméstico altamente seguro, siempre que se utilice siguiendo las pautas marcadas para su correcto uso. Esto ha eliminado la barrera de precaución que teníamos con el fuego, y, consecuentemente, ha permitido que los niños de cierta edad lo utilicen bajo el amparo de una equivocada carencia de peligro.

Pero el microondas tiene algunas limitaciones de uso que conviene conocer, generalmente derivadas de los elementos incompatibles con la ondas electromagnéticas que utiliza el microondas para calentar, y hasta un simple vaso de agua puede provocar graves daños. No se pueden meter:

Papel de aluminio. En cuanto se caliente, comenzará a despedir chispas y puede provocar un incendio.
Recipientes tipo tetra-brick. La mayoría tienen un aspecto exterior de cartón, pero en su interior, con el fin de prolongar la caducidad de los alimentos, contienen una capa metálica, que se comportará como el papel de aluminio.
Cubiertos y otros utensilios de cocina metálicos. Las zonas más finas del utensilio serán las que más rápido se calentarán, y podrán provocar un incendio.
Platos y vajillas antiguas serigrafiadas. Era muy frecuente que las pinturas contuvieran elementos metálicos que reaccionarán a las ondas sobrecalentándose.
Los recipientes de plástico pueden deterrirse o quemarse. Debe conocerse previamente si está preparado para microondas.
Alcohol o bebidas que lo contengan. Es un elemento altamente inflamable, y no solo puede provocar un incendio, si no incluso una explosión.
Huevos sin romper y alimentos de piel gorda, ya que el calor hace aumentar la presión en el interior, y acaban explotando. Conviene retirarla o pincharlos.
Guindillas. Con el calor  liberan capsaicina, y al abrir el microondas pueden provocarte daños.
Zanahorias. Esta hortaliza contiene hierro y otros elementos que reaccionan a las ondas despidiendo chispas.