Consejos para evitar accidentes con niños en la Comunidad de Vecinos

24 | 03 | 2015
Consells

Además de los consejos habituales sobre accidentes en el hogar, estos son algunos consejos para evitar accidentes con los niños en la Comunidad de Vecinos.

En vacaciones escolares (Semana Santa, Navidad y verano) aumenta el número de accidentes domésticos en el que están involucrados los niños, y generalmente son ellos los más afectados. En España se producen aproximadamente unos 700.000 accidentes domésticos al año, es decir, algo menos de 2.000 diarios. Los accidentes domésticos son la primera causa de mortalidad infantil así como el motivo más frecuente de consulta en los servicios de urgencias médicas. 

Además de los consejos habituales sobre accidentes en el hogar, estos son algunos consejos para evitar accidentes con los niños en la Comunidad de Vecinos:
  • Ascensor: los menores generalmente de 14 años, según la normativa local, no pueden utilizar el ascensor sin ir acompañados de mayores. Si tuvieras en casa una llave de apertura de emergencia de las puertas del ascensor, guárdala en un lugar seguro.
  • Ventanas de la escalera: los edificios con pocos años deben tener un sistema de ventilación natural de las escaleras, y generalmente esas ventanas no tienen la previsión necesaria para que no puedan ser accionadas por niños.
  • Acceso al terrado: es frecuente que la puerta de acceso al terrado no esté cerrada con llave; en ese caso, es conveniente que tenga un sencillo cerrojo por el interior, pero a una altura que los pequeños no lleguen a abrirlo.
  • Piscinas: generalmente no están valladas para impedir el acceso de los pequeños; en ese caso no dejes que los pequeños estén en la zona sin la vigilancia de un adulto. Conviene también tener debidamente inaccesible tanto la maquinaria de la piscina, como los productos y herramientas de mantenimiento.
  • Puertas de salida a la calle: si la zona comunitaria tiene salida directa a la calle, conviene que esté debidamente cerrada para impedir que los pequeños puedan abandonar solos el recinto.
  • Porterías y canastas: si la Comunidad tiene alguna zona deportiva, conviene que las porterías y canastas estén debidamente sujetas; los accidentes con estas instalaciones pueden ser muy graves.
  • Extintores: a pesar de que la normativa determina que deben estar a una altura accesible para los niños, es recomendable que estén dentro de un armario, dificultando así su manipulación. 
  • Puertas de emergencia: es muy frecuente que las puertas peatonales de los aparcamientos no accesibles desde uno de los lados sin necesidad de llave; conviene tener especial cuidado que no existan espacios estancos en los que quedarse cerrado sin llave. 
Los accidentes infantiles evolucionan con el crecimiento de los niños:
 
  • Primeros 12 meses. Exploración. 
El bebe se lleva las manos a la boca, y a los pocos meses comenzará a sentarse, gatear y caminar. Es básico en esta fase inicial de “exploración del entorno” extremar las medidas de seguridad, sobre todo, en el cuarto de baño y en la cocina, los dos lugares con mayor frecuencia de accidentes domésticos.  
 
  • De 1 a 4 años. Investigación. 
De la exploración pasa a la de “investigación”; es el momento de empezar a correr y trepar. Hay que vigilarle permanentemente, enseñarle la existencia de situaciones peligrosas así como aconsejarle sobre la actitud correcta para reducir riesgos. Durante esta fase de aprendizaje y conocimiento de las situaciones de peligro, deberemos adoptar medidas de protección.
 
  • De 5 a 7 años. Autonomía
El niño es cada vez más autónomo, pero aún no tiene la edad suficiente como para prevenir los accidentes en sus actividades cotidianas. El exceso de confianza es uno de los principales peligros en su actividades. 
 
  • De 7 a 12 años. Experimentación. 
Es el momento de empezar a vivir las cosas “por su cuenta”: amigos, deportes, salir en bici, jugar por el barrio,… Por ello es muy importante el establecimiento de unas reglas de convivencia y disciplina, así como, por otro lado, la enseñanza del peligro de ciertos juegos o del manejo de herramientas.
 
Os recomendamos la web superpadres; tienen contenido muy interesante.
 
En lo referido a los accidentes habituales en el hogar, estos son los principales consejos: 
  • Enchufes: sobretodo durante los primeros años de edad del niño, es conveniente tener los enchufes que están a menos de un metro de altura permanentemente protegidos. Evita tener varios aparatos conectados al mismo enchufe mediante un “ladrón”. Son muy fáciles de manipular y provocar un cortocircuito. Es conveniente tener instalado un interruptor diferencial capaz de cortar la corriente eléctrica en toda la casa cuando se produce un cortocircuito o el niño metiera los dedos dentro de un enchufe.
  • Ventanas: instala cierres de seguridad en las ventanas y puertas, y evita tener en sus proximidades ningún mueble que pueda facilitar al niño que trepe. La curiosidad de una ventana, en los primeros años del niño, son un elemento dificil de controlar, y de lamentables consecuencias. Estas precauciones deben extremarse en los balcones y terrazas, donde debes tener una barandilla de al menos 90 cm de altura e impedir que pueda tener a su acceso sillas ni ningún otro objeto que pueda facilitarles trepar.
  • Cerillas, mecheros o cualquier otro elemento que pueda provocar un incendio nunca deben estar al alcance de los niños.
  • En el baño: durante los primeros años del niño, nunca permitas que se bañe solo; no lo pierdas ni un minuto de vista. Controla la temperatura del agua de la caldera, y evitarás que si el niño manipula la temperatura del grifo pueda quemarse. 
  • Los medicamentos de la casa, guardados en un mueble alto, y a poder ser cerrado con llave. Similares precauciones con los objetos de limpieza (lejía, detergente, etc..) así como cuchillos, tijeras, cuchillas de afeitar, y cualquier otro objeto de corte. 
  • Quemaduras en la cocina, la plancha y las estufas son especialmente peligrosos.