Cómo gestionar los impagos en una comunidad de propietarios

05 | 03 | 2015

Dolores de cabeza, molestias y dificultades de liquidez. Son las consecuencias para el administrador de fincas de los vecinos morosos. Por eso, desde Finques Feliu te queremos ofrecer algunas estrategias para gestionar los impagos en una comunidad de propietarios. Así, te evitarás subir las cuotas o plantear derramas para afrontar la falta de liquidez.

Antes de disparar la última la bala, la de la confrontación y la denuncia, te aconsejamos establecer un método para recobrar los impagos. Las estadísticas dicen que en un 80% de las ocasiones se consigue el éxito.

Qué es un propietario moroso

Son los miembros de la comunidad de propietarios que no están al día en el pago de las cuotas. La obligación de abonarlas vence a partir del día en que acaba el periodo fijado por la junta o los estatutos de la comunidad. Si no se ha establecido un plazo, el pago se considerará caducado cuando finalice el vencimiento del recibo o cuota.

Para que un propietario sea considerado moroso:

No es necesario que la junta de propietarios que administras haya aprobado las cuentas. Simplemente, se requiere que el dueño de la vivienda tenga cantidades pendientes de pago.

Los propietarios que acumulen impagos en el momento en que se celebre la reunión de la junta de vecinos pueden participar, pero no tienen derecho a voto. Como administrador, has de informar previamente a la comunidad de los propietarios que se encuentren en esta situación y comprobar si las deudas se han impugnado por la vía judicial. En este caso, tu deber es dialogar con la persona que lo ha hecho.

Cómo negociar los impagos

Con la crisis, han aumentado los vecinos morosos en las comunidades de propietarios. Como el régimen de propiedad horizontal en el que se basan las relaciones jurídicas entre los vecinos deja la responsabilidad a la gestión de los administradores, la negociación y las garantías son las defensas a las que te puedes agarrar.

La negociación amistosa

El administrador de fincas debe actuar con rapidez y diligencia en caso de impagos reiterados por parte de un vecino de la comunidad. Ha de contactar con el afectado para conocer los motivos de la morosidad. En la negociación individual con el propietario, es necesario acordar la liquidación de la deuda.

Si tras la negociación amistosa, se llega a un acuerdo para pagar la deuda, como administrador tienes que trasladarlo a la reunión de la Junta de Propietarios para que lo apruebe.

Las garantías legales

La Ley de Propiedad Horizontal te ofrece garantías legales como administrador de fincas para gestionar los impagos. La primera es la afección. Es decir, la persona que acumula la deuda sobre el piso o la casa se la lleva allá donde vaya (aunque venda o alquile la vivienda). En el momento en que intermedies en la compraventa o el alquiler de un inmueble, es obligatorio que presentes al nuevo propietario un certificado de que el inmueble está libre de impagos. Si no lo está, como administrador podrás seguir reclamándole las deudas al vendedor.

Como administradores de fincas, hemos tenido que afrontar muchos impagos. Pídenos consejo y te asesoraremos.